Buscador
cerrar

La próxima vez que pienses que tu cita está siendo una mierda, acuérdate de esto

Un incidente en el baño, una ventana rota y un rescate de bomberos. 

Redacción Cosmopolitan.
Imprimir
Twitter
Facebook
GooglePlus
Pinterest

La próxima vez que pienses que tu cita está siendo una mierda, acuérdate de esto

Dicen que las primeras citas nunca se olvidan. El primer beso, las primeras miradas cómplices, la primera vez que esa persona especial te coge de la mano... y sí, también esas  primeras meteduras de pata que TODOS cometemos por culpa de los nervios que siempre nos acompañan. Aunque bueno, unos más que otros.

El que seguro no la olvidará nunca será Liam Smyth, un joven británico que quedó por primera vez con una chica a la que conoció mediante Tinder el pasado mes de agosto. ¿El motivo? Un incidente en el baño, una ventana rota y un rescate de bomberos. 

giphy-3

Empecemos por el principio. Smyth había quedado con su cita –que por motivos obvios ha preferido mantenerse en el anonimato–, fueron a cenar a una conocida cadena de restaurantes y más tarde se marcharon a casa del joven para ver una película y tomar unas copas. Hasta aquí todo bien. Pero la cosa se torció en el momento en el que ella se fue al baño a hacer sus necesidades y... LA CISTERNA NO FUNCIONABA. 

La chica, creyendo que caerían al jardín, pensó que lo mejor sería recoger los excrementos con pañuelos de papel y tirarlos por la ventana como si nada hubiera pasado, pero se trataba de una doble ventana y 'el regalito' cayó entre cristal y cristal. 

giphy-4

En ese momento tuvo dos opciones: "Podría haberme marchado, pero no podía hacerle eso. A veces tomo malas decisiones, pero me gusta pensar que no soy una mala persona", ha confesado a Reddit. "No podía mentirle", así que salió del baño y le contó lo que había pasado. "Es una de las cosas más difíciles que he tenido que decir en mi vida", asegura, pero él "se rió conmigo en vez de de mí". 

Liam propuso romper la ventana con un martillo, pero ella se ofreció a trepar por la ventana y, continuando con su mala suerte, se quedó atrapada boca abajo entre ambos cristales. Así que tuvieron que llamar a los bomberos y estos no tuvieron más remedio que romper la ventana para poder rescatar a la joven. 

 

Su historia se hizo viral después de que abrieran una campaña para recaudar fondos online para poder reparar los daños. "Si no reemplazo la ventana mi casero puede matarme, así que estás literalmente ayudando a salvar una vida", escribió Smyth, que consiguió más de 2000 libras y una reparación gratuita en cuestión de horas, por lo que donará todo el dinero recaudado a organizaciones sin ánimo de lucro. 

Lo que no sabemos es si habrá próxima cita ni cómo acabará la cosa entre ellos. Pero después de esto, seguro que nada puede ir a peor. 

Ver más articulos