Buscador
cerrar

20 cosas que toda veinteañera debería saber sobre su cuerpo

Deja tus defectos a un lado y aprende a cuidarte. Aquí te damos veinte consejos para que te veas bien por dentro y que eso se note por fuera.

©Hearst Communications Inc.
Imprimir
Twitter
Facebook
GooglePlus
Pinterest

20 cosas que toda veinteañera debería saber sobre su cuerpo

Deja tus defectos a un lado y aprende a cuidarte. Aquí te damos veinte consejos para que te veas bien por dentro y que eso se note por fuera.
1. ¿Tienes envidia del cuerpo de alguien?
Esa persona también tiene envidia del cuerpo de otras. ¡Puede que incluso sienta envidia del tuyo! Seguro que hasta Cara Delevingne dijo en algún momento “quiero las cejas de esa chica”. No sabemos quién sería pero estamos seguros de ello.

2. Hay gente que mataría por tener tu cuerpo
Vaya, resulta que tienes unos pechos pequeños y los querrías más turgentes y grandes y otras chicas, con pechos más grandes, les encantaría tener unos pechos como los tuyos. La naturaleza no siempre es todo lo justa que debiera así que, no le des más vueltas y disfruta de lo que la genética te ha concedido.

3. Por comer un trocito de tarta no vas a engordar cinco kilos de golpe
Así que no te frustres. Come un trozo y mañana será otro día. O añádela a tu dieta semanal como pequeño homenaje para acompañar a una dieta equilibrada y sana. Y piensa en esto, si no puedes perder cinco kilos de la noche a la mañana, ¿qué te hace suponer que sí podrás ganarlos?

4. Todos los pies son feos. A nadie le gustan los pies
Eso es así.

5. La talla de la etiqueta no es sinónimo de verdad absoluta
Si en una tienda tienes una 38 y en otra una 40, no te preocupes, no has ganado peso. Normalmente, el tallaje suele variar de una marca a otra. Si unos pantalones te sientan realmente bien, ¿qué más da si son de una talla u otra? Las tallas son solo números. Olvídalas.

6. Quien te haga sentir mal con tu cuerpo, no merece la pena
Y, además, estamos 100% seguras de que no son felices. La gente feliz no hace sentir mal a otros. Y punto. Tal y como decía la abogada más rosa, Elle Woods, “la gente feliz no mata a sus maridos”. Su cita es buena, pero la nuestra quizás es mejor aún. Perdona, Elle.

7. El agua, una maravilla líquida
Después de correr, al levantarte, al volver del trabajo, mientras ves la tele. Beber agua siempre es bueno. Puede que sea insípida y que tu cuerpo te pida algo burbujeante y azucarado pero, desde Cosmopolitan, te aseguramos que beber agua influye de manera sorprendente en cómo te sientes. Por dentro y por fuera.

8. Guapa por dentro, guapa por fuera
Si te sientes bien por dentro, se te verá bien por fuera. Puede que sea un tanto paradójico ya que, a veces, nos sentimos bien cuando nos vemos espectaculares. Pero vamos, que si la felicidad te rebosa, todos te verán estupenda.

9. ¡Tengo hambre!
Escucha a tu cuerpo. Los humanos, por el momento, sobrevivimos alimentándonos y si tu cuerpo te pide comida, no se la niegues.

10. Hay días que te comerías un elefante y otros que apenas puedes con un vaso de agua
¡Que no cunda el pánico! Es algo normal, el cuerpo te pide según sus necesidades y tiende al equilibrio.

18 Veinteañera2

11. Que seas delgada no significa que no debas hacer ejercicio
Adelgazar no es la única razón para ir al gym. Hacer ejercicio hará que liberes endorfinas, que te harán sentir maravillosa, independientemente de tu peso.

12. Salud vs. talla
El estar delgada no es sinónimo de estar sana. Muchas mujeres están totalmente sanas, a pesar de contar con unos kilos de más. No juzgues un libro por su portada.

13. Los demás no se fijan tanto en tus defectos
¿Te da palo que un chico deje las luces encendidas mientras lo hacéis? Estamos seguros que no es para mirar tu celulitis, créenos. De verdad, la gente no le da tanta importancia a tus pequeños defectos. No se la des tú.

14. Probablemente, casi nadie se haya fijado en el aspecto del que más acomplejada te sientes
¿Tus gemelos son demasiado grandes? Es solo una percepción tuya. La gente que te rodea ni se habrá percatado, a menos que tú se lo hagas saber.

15. Si a un chico no le gusta tu cuerpo, no significa que tengas que cambiar tu cuerpo, sino al chico
Si, entendemos que duele. Ese chico te gusta mucho, nunca habías sentido nada igual por nadie. Pero, de verdad, no merece la pena. Algún día encontrarás a alguien que te quiera tal y como eres y que te encuentre terriblemente sexy y dirás: “En Cosmopolitan tenían razón”. Y nosotros nos sentiremos orgullosas de ello.

16. Si un deporte no te gusta, no lo hagas por obligación
Hay más deportes que días tiene un año. Si un ejercicio no te gusta, ¿por qué lo sigues practicando? Total, algún día ibas a dejarlo, así que hazlo ya y encuentra la disciplina más adecuada para ti.

17. ¿Tengo agujetas o acaso me he roto algo?
Aprender a diferenciar entre “me duelen las piernas de correr tanto” y “creo que me he lesionado la rodilla corriendo” es clave para implantar el deporte en tu rutina diaria. Identifica tus límites y así podrás sacar lo mejor de ti.

18. Desayunar un simple café te perjudica
Ojo, si lo haces de vez en cuando no pasa nada. Sin embargo, un buen desayuno y el comer regularmente harán que tu metabolismo se equilibre y tu cuerpo te lo agradecerá. Además, si desayunas bien, no parecerás un zombi por la mañana. Todo ventajas.

19. Tu vagina es normal
Deja a tu vagina tranquila, no le pasa nada raro. A menos que se parezca al hijo pequeño del Yeti, no hay de qué preocuparse. Además, piensa que ahora está de moda la decoración íntima: pegatinas, colores, cortes peculiares...

20. ¡Vamos a la cama, que hay que descansar!
Trasnochar está bien si no abusas de ello. Además, ¿qué puede haber mejor que una larga noche de descanso? Piensa en los bebés. Ellos duermen a todas horas y tienen una piel perfecta. ¿Casualidad? No creemos.

Ver más articulos