Buscador
cerrar

Ocho razones por las que a ellos les gusta que la mujer se ponga encima

Claro que se obtiene una vista frontal completa sin esfuerzo, pero hay mucho más.

©Hearst Communications Inc.
Imprimir
Twitter
Facebook
GooglePlus
Pinterest

Ocho razones por las que a ellos les gusta que la mujer se ponga encima

1. Puede simplemente recostarse y relajarse. Contigo encima tiene muy pocas responsabilidades, lo que es genial para situaciones en las que no se sienta en su mejor momento. Digamos que está cansado o borracho, o que se ha roto todos los huesos y tú eres una hermosa enfermera cuidando de él. Por otra parte, si él lo ha estado dando todo, pero se siente un poco cansado, ponte tú encima y déjale descansar. 

2. Puede obtener una vista frontal completa con cero esfuerzo. Si él está encima, tiene que impulsarse hacia arriba para verte en toda tu gloria. Por supesto, el esfuerzo es mínimo en primer lugar, pero así puede recostarse y observarte.

3. Puede alargar el brazo y agarrarte el culo sin tener la cama en medio. ¿Es tenerte encima la mejor posición si él adora tu culo? Probablemente no; esa se la lleva el estilo perrito. Pero es mejor que digamos, el misionero, donde si quiere agarrarte el culo, tiene que meter las manos entre tu trasero y la cama. Hay maneras mucho mejores de agarrar un culo.

4. El ángulo es muy diferente. Aunque puedas no pensar en ello en estos términos, todo el mundo tiene su propio ángulo ideal de penetración. Y tenerte encima es un ángulo muy particular, especialmente si estás sentada (como una cowgirl). No es el tipo de ángulo que él (o tú) pueda conseguir de otra forma.

5. Puedes inmovilizarle. Si le gusta que le dominen, tenerte encima es una gran forma de imponerle. Puedes sujetarle los brazos y hacer lo que quieras con él.

6. Puede marcar el ritmo levantándote literalmente arriba y abajo. Si tiene los músculos para ello, puede agarrarte las caderas y podéis hacer algo de ballet sexual. Le gusta, te gusta, todo el mundo gana.

7. Girarte cambia totalmente el juego. Realmente no puedes girarte el misionero. Bueno, puedes... es una posición. Pero no es una que encuentre su lugar en muchos manuales de posturas sexuales de las parejas. Pero girarte a lo cowgirl del revés sobre él (sobre todo, si puedes simplemente dar vueltas sobre él) es increíble.

8. Puedes restregarte sobre él. Hay una razón por la que las mujeres también adoran esta postura. Si así es como terminas, esta es una gran posición para hacerlo. Y ver cómo llegas es increíble.

De: Cosmopolitan USA

Ver más articulos